El Atlético de Madrid ha anunciado un nuevo escudo. El anuncio del cambio del escudo del Atlético de Madrid – que se produjo por sopresa al anunciar el ya previsto nuevo nombre para el estadio en plena renovación y hasta ahora conocido como “La Peineta”, que ha pasado a llamarse Wanda Metropolitano –  ha generado mucha polémica entre los aficionados, en algunos casos muy negativa. Tanto que incluso se ha llegado a convocar una manifestación a las puertas del actual estadio Vicente Calderón para mostrar el rechazo al nuevo escudo.

Pero, ¿por qué ha generado tanta indignación una decisión? ¿Es el escudo del “Atleti” una marca que se puede cambiar o es algo más- algo distinto – que toca las emociones de una afición? ¿Se trata de una marca o es en realidad algo más cercano a la heráldica, como sería un escudo de armas que es intocable?  ¿Es esta una decisión que debe medirse con razón o con emoción?

Víctor Sánchez Del Real, fundador de Elocuent y experto en Comunicación y Marketing analiza en el programa Territorio Lince de Cadena Ibérica la polémica suscitada por estos cambios y si era el momento adecuado para llevarlos a cabo. Desde el punto de vista técnico y profesional, Sánchez Del Real considera que la ejecución ha sido impecable, sin embargo, una decisión puede ser técnicamente correcta, pero ser un desastre si no se tienen en cuenta los componentes emocionales. De hecho el cambio ha tocado las emociones de los seguidores del “Atleti” al realizar cambios tan rupturistas y haberlos anunciado por sorpresa.

Como recuerda Víctor Sánchez Del Real la evolución de los logotipos es algo habitual que han llevado a cabo grandes marcas como Mercedes, Apple, LEGO, PEPSI o Nike. Lo importante no son los cambios sino cómo se realizan y, en el caso del Atlético de Madrid “el error ha sido que se han metido demasiadas emociones en un mismo saco”, sostiene Sánchez Del Real.

“El Atletí debería haber analizado si el escudo es una marca o algo más”. El debate entre si es una marca que se puede retocar o es algo más relacionado con el honor.

Si el escudo fuera solo una marca, se ha realizado en el momento técnicamente adecuado ya que un estadio nuevo supone la necesidad de mucha inversión. Muchas marcas han cambiado por otras razones, con pequeños ajustes y cambios sin que nos hayamos enterado. En el caso del nuevo escudo del Atlético se ha apostado por un cambio rupturista, lo que aumenta el riesgo.

Es importante “qué” se ha hecho (probablemente bién), pero sobre todo el “cómo” se ha hecho (demasiado brusco). Se han metido demasiadas emociones en un mismo saco:

  • El traslado de sede, que supone un cambio de hábitos de décadas. Dejar tu vieja casa, aunque vayas a una casa nueva y preciosa genera la emoción de la despedida.
  • El “golpe” de realidad de que el Atlético de Madrid tiene unos dueños, nuevos, empresarios chinos, que además ponen su nombre/marca (WANDA) por delante y con más relevancia que el nombre “clásico” de Metropolitano. Para Víctor Sánchez esto podría haberse hecho con “más elegancia por Wanda, incluso para sus propios intereses”.
  • El tocar sin preaviso algo tan esencial en un club como es un escudo, algo que se besa en la camiseta, pensando que era solo un “logo”.
  • Encargar el diseño a un estudio de Barcelona, muy profesional, pero no de la ciudad sede del equipo. “A mi me enorgullece que se haga algo con esta calidad en España, pero es una emoción adicional que se ha metido en la ecuación. “¿Qué se hubiera dicho en Barcelona si un nuevo escudo del Barça se hubiera hecho en Madrid?”, comenta Víctor.

En resumen Sánchez del Real considera que la multinacional involucrada, Wanda Group, podría haber ganado mucho cariño de la afición teniendo en cuenta que esto no es solo gestión de marcas, sino de mitos. Aunque la estrategia de hacer muchas cosas, en medio de un puente, puede haber sido una buena idea. Además a futuro, puede que se produzca un efecto olvido el día de inauguración del estadio WANDA Metropolitano, cuando todo esté precioso y a estrenar. Es posible que si todo va bien ese día algo de esta polémica se olvide. Pero como algo falle, las emociones pueden resurgir.

Los propietarios del club y la marca patrocinadora del nuevo estadio (que es parte también de la propiedad) han tomando con frialdad profesional algunas decisiones técnicas, pero han olvidado que el Atleti es algo mucho más grande que un escudo o un estadio. Han tratado a los espectadores y a los aficionados que acuden al estadio, como mero relleno. No como millares de corazones que laten y aman….O pueden odiar.

No siempre se puede acertar, pero hacerlo todo basado en la razón puede acabar obviando las emociones que son, especialmente en el Atleti, su verdadera fuerza. Porque el Atlético de Madrid no es solo un equipo de fútbol: es ¡El Atleti!.

A continuación puedes escuchar la entrevista completa sobre el nuevo escudo del Atlético de Madrid a partir del minuto 67:33 (1:07:33)

Descarga este artículo en formato PDF:
COMPARTIR
Somos la aceleradora de comunicación. Si quieres que te ayudemos personalmente a ti o a la entidad o empresa en la que colaboras, no dejes de contactar con nosotros en info@elocuent.com o +34 916 307 552 Mientras tanto puedes seguir consultando todo nuestro contenido o escuchando nuestro podcast www.hablahumano.com