Hoy es el aniversario del primer vuelo al espacio tripulado. A bordo de la nave Vostok iba el astronauta ruso Yuri Gagarin, teniente primero de las Fuerzas Aéreas de la Unión Soviética que consiguió completar la misión con éxito y volver a casa sano y salvo.

En el momento del despegue, en lugar de las formalidades propias del sistema soviético, Gagarin optó por algo más coloquial pero con más fuerza. Gritó ‘Poyekhali!’ que significa “¡Vamos!”. En el momento en que iba a convertirse en la primera persona en el espacio – o en morir, ya que todo era experimental – optó por una frase que le ayudaba a sentirse con más fuerza. Probablemente le hacía sentirse acompañado y le ayudó a rebajar la tensión que uno siente antes de un salto, pero sin duda esa palabra acabó comvirtiéndose en el lema de toda una generación y de todo un sistema.

(Relacionado: Primer hombre en la luna: ¿qué hubieras dicho? y Uno de los discursos más difíciles de la carrera de Ronald Reagan fue tras el desastre del Challenguer).

De todos los discursos que Gagarin dio a su vuelta y hasta su prematura muerte en accidente en 1968, sin duda esta sencilla palabra es la que mejor y más se recuerda.

Emplear esta comunicación minimalista puede ser una opción interesante para tu comunicación personal. Son frases cortas que dichas en el momento clave se convierten en memorables pasando de generación en generación. Un método que como ya te contamos en Elocuent ya usaron los espartanos que demostraron que su mejor arma no era la espada sino la voz. 

Descarga este artículo en formato PDF:
COMPARTIR
Somos la aceleradora de comunicación. Si quieres que te ayudemos personalmente a ti o a la entidad o empresa en la que colaboras, no dejes de contactar con nosotros en info@elocuent.com o +34 916 307 552 Mientras tanto puedes seguir consultando todo nuestro contenido o escuchando nuestro podcast www.hablahumano.com