Su actividad en las redes sociales empezó como un hobbie que, tras años de anonimato, trabajo duro, sacrificio, constancia y algo de suerte, se ha convertido en un modo muy lucrativo de ganarse la vida, principalmente por las múltiples colaboraciones que realizan con grandes marcas. Dulceida, Lovely Pepa, María Pombo, Verdeliss o Gala González ocupan los primeros puestos del listado de las 50 influencers más importantes de España, según el ‘Estudio de los 500 españoles más Influyentes’ elaborado por la Fundación Marqués de Oliva. 

En sus redes sociales superan el millón de seguidores y es habitual verlas en las primeras filas de los desfiles de moda de Paris, Milán o Nueva York, en una sesión de fotos en playas paradisiacas como imagen de alguna marca de bikinis o posando en photocalls en eventos nacionales e internacionales a los que también asisten famosos. 

Cada día comparten contenido original y de calidad con recomendaciones sobre productos, ropa, restaurantes, viajes, belleza o hábitos de vida saludable. Su fama y sus vidas personales generan interés en la prensa rosa y muchas de ellas, como Lovely Pepa o Verdeliss, se han lanzado a emprender para crear su propia marca de ropa. 

Los influencers empezaron siendo personas anónimas y accesibles con las que cualquiera se podía identificar. La credibilidad y la capacidad para generar engagement (o nivel de compromiso) han sido sus principales armas para convertir a sus seguidores en fans incondicionales y despertar el interés de las marcas. Pero esta tendencia podría estar cambiando. Un estudio de Takumi ha analizado 500.000 perfiles en Instagram y sostiene que las cuentas con 1.000 seguidores consiguen un 6% más de engagement que las que tienen más de 100.000 seguidores. De hecho el 60% de los profesionales del marketing digital ya realiza acciones con microinfluencers. 

Estas campañas resultan mucho más económicas, incluso en algunos casos las marcas se limitan a enviar sus productos para que los prueben, les invitan a asistir a eventos o les ofrecen descuentos para ellos y sus seguidores. Muchas veces estos embajadores ya son fans de la marca por lo que su audiencia percibe que sus opiniones son más sinceras que las de los influencers o los famosos a los que las marcas pagan por recomendar sus productos. Los expertos señalan que otra de las ventajas de trabajar con microinfluencers es su mayor nivel de compromiso, cercanía e interacción con los seguidores, factores que contribuyen a conseguir un mejor retorno de la inversión. 


Esperamos que te haya gustado " Microinfluencers: por qué las empresas están apostando por perfiles con menos seguidores ".
Ahora te toca a ti :
Comparte:
No olvides compartir este contenido en tus redes sociales para que otros puedan beneficiarse.
Comunica: Si te interesa formarte o necesitas ayuda con tu comunicación personal en Elocuent podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros por teléfono: +34 916 307 552 , email:info@elocuent.com o en nuestras redes sociales.
También puedes darte de alta en nuestra newsletter para seguir recibiendo contenido gratuito:

Únete ahora a más de 10.000 seguidores elocuentes

Podrás recibir artículos y consejos como este en tu e-mail para acelerar tu comunicación

Recibido, has dado el paso para convertirte en uno los seguidores Elocuent que reciben contenido gratuito por email para acelerar su comunicación. Sigue las instrucciones en la siguiente ventana que se abra en tu navegador.

Somos la aceleradora de comunicación. Si quieres que te ayudemos personalmente a ti o a la entidad o empresa en la que colaboras, no dejes de contactar con nosotros en info@elocuent.com o +34 916 307 552 Mientras tanto puedes seguir consultando todo nuestro contenido o escuchando nuestro podcast www.hablahumano.com