En el verano de 1846 una noticia publicada en un panfleto dio la vuelta al Waterloo:Unos genios de las finanzas se habían hecho millonarios gracias a la información sobre Waterloo. La clave de la posible gestión de comunicación de los Rostchild con las noticias sobre el resultado de la batalla más importante del siglo XIX.

El 18 de junio de 1815 Europa se enfrentaba a un momento crucial y en los campos de batalla europeos se jugaba el futuro de muchas fortunas, no sólo las militares y políticas como la de Napoleón, sino la de los inversores que estaban esperando cuál iba a ser la nueva potenciad dominadora de Europa y las colonias. Rothwortesel apellido de una de las personas clave de esta historia. Rothschild es el otro. Esta historia también necesita varios caballos o palomas según las diferentes versiones.

La versión del caballo

Londres amanecía aterrorizada. Las noticias que llegaban de los campos de batalla del centro de Europa donde Prusia, Inglaterra y otros aliados se enfrentaban a un Napoleón resucitado tras su vuelta a Francia, no eran nada halagüeñas. La batalla, que aún no se llamaba de Waterloo, parecía estar yendo mal para los que se oponían a un Napoleón renacido.

Sin embargo, en medio del terror que empezaba a afectar a todos, un hombre, una familia, manejaba la información precisa que le hacía estar tomando las decisiones correctas mientras todo el mundo tomaba decisiones basadas en la desinformación. Y si para eso había que mandar a un miembro de la familia al campo de batalla, pues se le mandaba. Así lo hicieron y de esta forma la familia consiguió de primera mano toda la información de hacia donde estaba cayendo la victoria.

En cuanto el testigo enviado a la contienda lo tuvo claro, salió corriendo hacia su caballo, se montó en él y, tras reventar varios relevos de Postas, logró llegar a Londres sin dormir ni comer con el resultado de la batalla decisiva para Europa y el mundo.

La versión de las palomas

Existe una segunda versión de este mismo episodio, que emergió cuando se corroboró que ni el propio Rochi, ni nadie de su familia estaba en el campo de batalla. En esta versión se habla de la batalla de un tal Rothwort, uno de los cientos de agentes presuntamente a sueldo de los agentes financieros.

La presencia en el campo de batalla en el que se jugaba el futuro de Europa, habla de que la sofisticación de un sistema de información creado por los Rothschild. Éste era tan elevado que habían establecido una red de agentes informadores, apoyados con la última tecnología: correo a través de palomas mensajeras.Y así lograron que los 362km que separaban el campo de batalla de Waterloo del centro de Londres se convirtiera en un sencillo vuelo de información.

En todo caso, lo que pasó fuera a pezuña de caballo o en la pata de una paloma, da lo mismo. Según esta historia, que corre desde mediados del SXIX, repetida en miles de powerpoints, de blogs, de tuits de negocio e inversión del mundo, la información fue la clave, no el medio por el que se obtuvo.

¿Un millón de euros en un día?

La operación de Rochi fue perfectamente planificada ya que empezó a vender todas sus acciones en la bolsa de Londres, especialmente bonos del Imperio Británico que sería el más afectado en caso de una derrota ante Napoleón. Vendió tal volumen que todo el mundo empezó a seguir su iniciativa causando una bajada irremediable de las acciones. El mercado se volvió de repente barato. Rochi que manejaba la información en torno a cuál era el verdadero resultado de la victoria de los aliados, logró recomprar enormes cantidades de acciones a precios absolutamente irrisorios. Para cuando el día 21 de junio llegó la noticia del resultado de la batalla, a través de un correo enviado por el general Wellington, la suerte de la economía inglesa y las finanzas europeas estaba totalmente echada.

Alguien había logrado utilizara su favor las fuentes de información y la información precisa sin esperar a otros. Una inversión probablemente pequeña comparada con los resultados que logró obtener. Se ha dicho siempre que las personas bien informadas son las que pueden tener más poder. Este caso nos demuestra que la información no solo es poder, también es dinero.

¿Nos creemos cualquier cosa?

Vuelve a leer el primer párrafo. Toda la historia anterior tiene solo una fuente y mucho atractivo. Pero en ningún momento he dicho que fuera cierta. De hecho la propia familia Rothschild lleva tratando de dejar claro desde 1846 que todo es un invento de un izquierdista antisemita que en esas fechas publicó el panfleto que menciono en el primer párrafo.

Este es el poder de la información, ya sea para que los Rostchild ganen millones o para desprestigiarlos. Y es que el mero hecho de que alguien parezca tener información nos hace seguir sus pasos o sus palabras. Te ha pasado probablemente con este pequeño experimento que no pretende más que resaltar la importancia de la comunicación en el mundo desde hace siglos. Muchas operaciones financieras, económicas, de negocio, o acceder a puestos de trabajo se lograron por tener acceso a información. En este caso la historia – falsa o verdadera es tan atractiva que no podíamos dejarla pasar. Pero al fin y al cabo, sea cierta o sea una operación de propaganda, lo que ha demostrado es que lo importante es tener información.


Esperamos que te haya gustado " Waterloo: ¿hemos ganado?¿hemos perdido?¿O nada de lo anterior? ".
Ahora te toca a ti :
Comparte:
No olvides compartir este contenido en tus redes sociales para que otros puedan beneficiarse.
Comunica: Si te interesa formarte o necesitas ayuda con tu comunicación personal en Elocuent podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros por teléfono: +34 916 307 552 , email:info@elocuent.com o en nuestras redes sociales.
También puedes darte de alta en nuestra newsletter para seguir recibiendo contenido gratuito:

Únete ahora a más de 10.000 seguidores elocuentes

Podrás recibir artículos y consejos como este en tu e-mail para acelerar tu comunicación

Recibido, has dado el paso para convertirte en uno los seguidores Elocuent que reciben contenido gratuito por email para acelerar su comunicación. Sigue las instrucciones en la siguiente ventana que se abra en tu navegador.

Somos la aceleradora de comunicación. Si quieres que te ayudemos personalmente a ti o a la entidad o empresa en la que colaboras, no dejes de contactar con nosotros en info@elocuent.com o +34 916 307 552 Mientras tanto puedes seguir consultando todo nuestro contenido o escuchando nuestro podcast www.hablahumano.com