Una vez conocidos los resultados de las elecciones en EEUU que han dado la victoria a Donald Trump, la expectación por oír al ganador, al perdedor (en esta caso perdedora) y al presidente saliente Obama era máxima. En la noche electoral y al día siguiente se dieron tres discursos de los tres implicados. Surge la duda de ¿quién dio el mejor discurso del «primer martes despúes del primer lunes de noviembre»?

Analizamos aquí y valoramos los discursos de Barack Obama, Donald Trump y Hillary Clinton y ponemos la lupa en lo que se dijo, cómo se dijo, los gestos y la puesta en escena. ¿Quién dio el mejor discurso?

Presidente Trump: El discurso conciliador de Donald

Había mucha expectación por oír a Donald Trump en su primer discurso como presidente electo de EEUU, se estrenaba el Presidente Trump, y sobretodo por saber si el tono sería el mismo que el de su campaña electoral, donde no han faltado insultos, descalificaciones, enfrentamientos con periodistas y salidas de tono, como la idea de construir un muro en la frontera con México.

Relacionado: Donald Trump, preguntas fuera de orden y reacción fuera de lugar

Relacionado: La venganza de una periodista con Trump… un plato que se sirve frío

El fundador de Elocuent, Víctor Sánchez Del Real se encontraba precisamente en el programa Territorio Lince de Cadena Ibérica mientras se producía el discurso de Trump en directo. La banda sonora de Independence Day anunció la entrada de un Trump arropado por varios miembros de su familia que permanecieron con él en el escenario. Sánchez Del Real recordó que a diferencia de sus primeros actos de campaña, «Trump hace 20 días que no improvisa y su Twitter ya no está en sus manos, por lo que ha entrado en modo presidencial». Además, ha empezado a usar el telepromter, donde puede leer su discurso sin que se note que lo está leyendo.

Una de las cosas que más ha llamado la atención de las primeras palabras de Trump es el tono empleado. Se muestra conciliador, promete ser el presidente de todos, reconoce incluso la labor de Hillary y le agradece su servicio a EEUU. Sánchez Del Real considera que este cambio en el tono de Trump no es inocente ya que quiere «ponerse la medalla de que ha luchado contra el sistema», además de lanzar un mensaje de unidad diciendo que «es el presidente de todos».

El objetivo es mostrar un carácter presidencialista y para ello utiliza varias veces el término «us» (nosotros) que hace alusión a todos los ciudadanos de EEUU, y es al mismo tiempo un guiño al nombre no oficial del país (U.S. o United States). Su discurso incorpora palabras como soñar, crecer, éxito para seguir ilusionando a la América que lo ha perdido todo, a los veteranos y enfatizar la supremacía de EEUU sobre el resto de países.

La puesta en escena también merece una valoración ya que a diferencia de lo que ocurre en España, alrededor de Trump «no hay símbolos del partido, solo del nombre del candidato y banderas americanas. Trabajar por el país y ser patriota es lo más importante», sostiene Víctor Sánchez Del Real que pone como ejemplo la increíble carta que dejó George Bush a Bill Clinton en el despacho oval.

Aquí puedes escuchar cómo en directo se anunciaba que Trump era presidente y cómo desde Elocuent comentabamos en la radio ese momento clave palabra a palabra, gesto a gesto. También te dejamos el vídeo para sacar tus propias conclusiones.

Hillary: El mejor discurso de una derrota

Hillary Clinton, la candidata perdedora de las elecciones, probablemente se equivocó al no dar la cara cuando se esperaba y retrasar su comparecencia para reconocer la derrota. Dejó a sus seguidores con una amarga sensación y rompió la regla no escrita del «concession speech», el discurso que el perdedor de unas elecciones suele dar en la democracia americana reconociendo su derrota. Una tradición que se remonta a 1896 y que solo en casos muy raros se ha obviado (Al Gore primero llamó a Bush para aceptar la derrota, pero cuando supo que en Florida deberían revisarse miles de votos canceló su discurso).

Así que Hillary optó por mandar «a dormir» a sus seguidores, a través de su jefe de campaña, y esperar al día siguiente, en una sala distinta para aceptar su derrota. Sin embargo, su tardio discurso será recordado como uno de los más conmovedores de su carrera, y que provocó los aplausos y vítores de sus simpatizantes.

Al igual que Trump, Hillary también salió rodeada de su familia y su tono también fue conciliador al desear éxito a su rival Trump y ofrecerse para trabajar juntos por el país. Se mostró muy clara a la hora de reconocer los malos resultados, sin maquillar los datos o justificarse. «He tenido derrotas y éxitos, a veces muy dolorosos; muchos de ustedes están al comienzo de sus carreras políticas y también tendrán derrotas».

Además, logró empatizar con sus decepcionados seguidores disculpándose y reconociendo que ella se siente igual. «Entiendo la desilusión que sienten porque yo también la siento. De la misma manera que lo están decenas de millones de estadounidenses que invirtieron sus esperanzas y sueños en este esfuerzo».

Su postura, sus gestos, su tono y sus palabras consiguen emocionar y poner a la gente en pie al agradecer la labor de Barack y Michelle Obama, sin olvidar el apoyo recibido por su familia y sus colaboradores.

A pesar de la derrota el discurso de Hillary Clinton consigue transmitir esperanza con sus palabras, dejando claro que «los mejores tiempos están aún por llegar». Mantiene la emoción haciendo alusión a ese «techo de cristal» que no ha podido romper y que «algún día alguien lo hará y ojalá antes de lo que imaginamos». A continuación, Hillary mantiene la emoción arriba dirigiéndose a esas niñas que votarán en un futuro hablándoles de mismas oportunidades y sueños por cumplir.

En definitiva, un discurso conmovedor, esperanzador y lleno de frases motivadoras que invitan a no rendirse y seguir trabajando por el país. Lástima que dejara pasar una noche para hacerlo.

 

Obama: un presidente saliente por debajo de su tono habitual reduce también el tono de confrontación

Las palabras del presidente Obama buscaban tranquilizar a aquellos sectores de la población asustados por la victoria de Trump, relajando la tensión acumulada durante la campaña electoral y aludiendo a la unidad nacional. A pesar de que el tono estuvo por debajo a lo que nos tiene acostumbrados, Obama logró transmitir optimismo recordando que, independientemente de los resultados, «el sol saldría por la mañana» y que la transición se haría de forma pacífica. «No somos primero demócratas o primero republicanos. Primero somos estadounidenses. Somos primero patriotas», añadió Obama.

En un discurso bastante más corto que el de Trump y Hillary, agradeció el trabajo de la candidata demócrata y el de todo su equipo. Además, lanzó un mensaje alentador a los jóvenes para que sigan adelante a pesar de la «victoria o derrota,» e invitándoles a «no dejarse llevar por el cinismo».

Finaliza quitándole dramatismo a la derrota y recordando que en política no siempre se gana, «si perdemos aprendemos de nuestros errores, reflexionamos, curamos nuestras heridas, nos levantamos y volvemos a la lucha». Incluso bromea con «Joe», su vicepresidente Joe Biden, que fue derrotado en unas primarias por el propio Obama, que luego le incorporó a su equipo. En ese momento el propio Vicepresidente incluso le abraza en medio de sonrisas.

«Nos levantamos y volvemos a la lucha para intentarlo con más fuerza la siguiente vez». Acaba con la «presunción de la buena Fé». Así hemos avanzado.

En línea con el ejemplo marcado por otros presidentes que colaboraron con rivales políticos el Presidente Obama da un discruso unificadoR y tranquilizador.

Relacionado: La increible carta que dejó George Bush a Bill Clinton en el despacho oval

 

En definitiva tres discursos diferentes de los que podemos sacar las siguientes conclusiones:

  1. Obama estuvo bien, pero por debajo de su tono habitual, probablemente en un afán de ayudar a sueprar el «shock» de una inesperada victoria de Trump.
  2. Trump cambió las formas y adquirió un nuevo tono presidencial.
  3. Hillary primero huyó y luego acabó dando un gran discurso.

¿Y tú quién creees que, al margen de los votos, ganó la batalla- pacífica- de los tres discursos en ese día histórico?


Esperamos que te haya gustado " Obama, Trump o Hillary, ¿quién dio el mejor discurso? ".
Ahora te toca a ti :
Comparte:
No olvides compartir este contenido en tus redes sociales para que otros puedan beneficiarse.
Comunica: Si te interesa formarte o necesitas ayuda con tu comunicación personal en Elocuent podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros por teléfono: +34 916 307 552 , email:info@elocuent.com o en nuestras redes sociales.
También puedes darte de alta en nuestra newsletter para seguir recibiendo contenido gratuito:

Únete ahora a más de 10.000 seguidores elocuentes

Podrás recibir artículos y consejos como este en tu e-mail para acelerar tu comunicación

Recibido, has dado el paso para convertirte en uno los seguidores Elocuent que reciben contenido gratuito por email para acelerar su comunicación. Sigue las instrucciones en la siguiente ventana que se abra en tu navegador.

Somos la aceleradora de comunicación. Si quieres que te ayudemos personalmente a ti o a la entidad o empresa en la que colaboras, no dejes de contactar con nosotros en info@elocuent.com o +34 916 307 552 Mientras tanto puedes seguir consultando todo nuestro contenido o escuchando nuestro podcast www.hablahumano.com