El 18 de junio de 1940 el general De Gaulle pronunció desde Londres un histórico discurso en la BBC, la radio gubernamental británica, para hacer un llamamiento a la resistencia del pueblo francés tras la invasión de Alemania. Aunque el mensaje no tuvo mucha audiencia en Francia, ya que la cadena británica no era todavía referencia de información para la Europa ocupada, sí consiguió a largo plazo erigir a De Gaulle como el líder de la llamada Resistencia Francesa en oposición a los deseos del general Pétain de firmar un armisticio con Hitler.

Para lograr generar un nuevo movimiento y convertirse en referencia no habría bastado ese discurso emitido una sola vez con poca audiencia. Por ello De Gaulle no tuvo miedo en repetir el mensaje y el discurso cuantas veces fuera necesario hasta lograr que calase en la opinión pública francesa y mundial.

El discurso repetido

El 22 de junio, el mismo día que tuvo lugar la firma del cese de hostilidades entre Francia y Alemania, De Gaulle volvió a dar otro discurso en la radio inglesa en el que expresaba con otras palabras las mismas ideas del famoso Llamamiento del 18 de junio. Esta vez el discurso tuvo una gran repercusión en Francia y sus palabras sirvieron para animar y movilizar a sus compatriotas.

Además, al ser bilingüe no se limitó al público francés y esto le convirtió en referencia de lo que quedaba de Francia ante los aliados.

El cartel repetido

La posterior difusión del cartel del discurso del 18 de junio por las calles de Londres convirtió en icónico un texto que casi no escucharon los franceses porque se emitió por la BBC. El éxito del discurso se debió a la combinación e insistencia en diferentes canales que llevó a un desconocido al liderazgo de la lucha primero, y luego de una nación. Las copias y reproducciones del cartel en Francia para difundirlo se convirtieron, de hecho, en la primera medida de resistencia moral. Poder difundir, compartir y conocer un discurso así fue la forma en la que muchos franceses encontraron consuelo, e incluso las fuerzas, para empezar a resistir.

El cartel, resumen con mayor fuerza de los dos discursos, optaba por una sencillez que no perdía lo esencial del movimiento. Su titular de “Francia ha perdido una batalla, pero no la guerra” daba un lema, un objetivo e incluso una excusa a quienes se hubieran rendido o estaban a punto de hacerlo.

Fuente: Fundación Charles De Gaulle

Muchos líderes que no manejan la comunicación como herramienta se hubieran quedado en la satisfacción de haber dicho lo que deseaban. Pero entre decir y comunicar hay muchos pasos.

Este es el discurso original en francés y su traducción al español:

Les chefs qui, depuis de nombreuses années, sont à la tête des armées françaises, ont formé un gouvernement. Ce gouvernement, alléguant la défaite de nos armées, s’est mis en rapport avec l’ennemi pour cesser le combat.

Certes, nous avons été, nous sommes submergés par la force mécanique, terrestre et aérienne, de l’ennemi.

Infiniment plus que leur nombre, ce sont les chars, les avions, la tactique des Allemands qui nous font reculer. Ce sont les chars, les avions, la tactique des Allemands qui ont surpris nos chefs au point de les amener là où ils en sont aujourd’hui.

Mais le dernier mot est-il dit ? L’espérance doit-elle disparaître ? La défaite est-elle définitive ? Non !

Croyez-moi, moi qui vous parle en connaissance de cause et vous dis que rien n’est perdu pour la France. Les mêmes moyens qui nous ont vaincus peuvent faire venir un jour la victoire.

Car la France n’est pas seule ! Elle n’est pas seule ! Elle n’est pas seule ! Elle a un vaste Empire derrière elle. Elle peut faire bloc avec l’Empire britannique qui tient la mer et continue la lutte. Elle peut, comme l’Angleterre, utiliser sans limites l’immense industrie des États-Unis.

Cette guerre n’est pas limitée au territoire malheureux de notre pays. Cette guerre n’est pas tranchée par la bataille de France. Cette guerre est une guerre mondiale. Toutes les fautes, tous les retards, toutes les souffrances, n’empêchent pas qu’il y a, dans l’univers, tous les moyens nécessaires pour écraser un jour nos ennemis. Foudroyés aujourd’hui par la force mécanique, nous pourrons vaincre dans l’avenir par une force mécanique supérieure. Le destin du monde est là.

Moi, Général de Gaulle, actuellement à Londres, j’invite les officiers et les soldats français qui se trouvent en territoire britannique ou qui viendraient à s’y trouver, avec leurs armes ou sans leurs armes, j’invite les ingénieurs et les ouvriers spécialistes des industries d’armement qui se trouvent en territoire britannique ou qui viendraient à s’y trouver, à se mettre en rapport avec moi.

Quoi qu’il arrive, la flamme de la résistance française ne doit pas s’éteindre et ne s’éteindra pas.

Demain, comme aujourd’hui, je parlerai à la Radio de Londres.

Charles de Gaulle.

 

Los jefes que desde hace varios años están al mando del ejército francés, han formado un gobierno. Ese gobierno, alegando la derrota de nuestro ejército, estableció comunicación con el enemigo para cesar los combates.

Por supuesto, hemos estado, y estamos hundidos por la fuerza mecánica, terrestre y aérea del enemigo.

Infinitamente más que su número, los tanques, los aviones, la táctica de los alemanes nos hacen retroceder. Los tanques, los aviones, la táctica de los alemanes que han sorprendido a nuestros mandos, al grado de llevarlos a la situación en la que hoy se encuentran.

Pero, ¿se ha dicho la última palabra? ¿La esperanza debe desaparecer? ¿La derrota es definitiva? ¡No!

Créanme, a mí, que les hablo con conocimiento de causa y les digo que nada está perdido para Francia. Los mismos medios que nos han vencido pueden darnos un día la victoria.

¡Pues Francia no está sola! ¡No está sola! Tiene un vasto imperio de su lado. Puede formar bloque con el Imperio Británico que domina el mar y continúa la lucha. Puede, como Inglaterra, utilizar sin límites la inmensa industria de los Estados Unidos.

Esta guerra no se limita al triste territorio de nuestro país. Esta guerra no se decidió en la Batalla de Francia. Esta guerra es una guerra mundial. Todos los errores, todos los retrasos, todos los sufrimientos no impiden que haya, en el universo, todos los medios necesarios para aplastar un día a nuestros enemigos. Aplastados hoy por la fuerza mecánica, podemos vencer en el futuro con una fuerza mecánica superior. El destino del mundo está en juego.

Yo, el General De Gaulle, actualmente en Londres, invito a los oficiales y a los soldados franceses que se encuentren en territorio británico, o que ahí vinieran a encontrarse, con sus armas o sin ellas; invito a los ingenieros y obreros especialistas de la industria de armamento que se encuentren en territorio británico, a ponerse en contacto conmigo.

Pase lo que pase, la llama de la Resistencia Francesa no debe apagarse y no se apagará.

Mañana, igual que hoy, hablaré en la Radio de Londres.

Charles de Gaulle.

Esperamos que te haya gustado " El discurso radiofónico que convirtió a De Gaulle en un líder ".
Ahora te toca a ti :
Comparte:
No olvides compartir este contenido en tus redes sociales para que otros puedan beneficiarse.
Comunica: Si te interesa formarte o necesitas ayuda con tu comunicación personal en Elocuent podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros por teléfono: +34 916 307 552 , email:info@elocuent.com o en nuestras redes sociales.
También puedes darte de alta en nuestra newsletter para seguir recibiendo contenido gratuito:

Únete ahora a más de 10.000 seguidores elocuentes

Podrás recibir artículos y consejos como este en tu e-mail para acelerar tu comunicación

Recibido, has dado el paso para convertirte en uno los seguidores Elocuent que reciben contenido gratuito por email para acelerar su comunicación. Sigue las instrucciones en la siguiente ventana que se abra en tu navegador.

Somos la aceleradora de comunicación. Si quieres que te ayudemos personalmente a ti o a la entidad o empresa en la que colaboras, no dejes de contactar con nosotros en info@elocuent.com o +34 916 307 552 Mientras tanto puedes seguir consultando todo nuestro contenido o escuchando nuestro podcast www.hablahumano.com