LA VOLATILIDAD DE LAS NOTICIAS

 Colaborador: Miguel Angel Arroyo

Perfil: Con una amplisima experiencia de comunicación en y para grandes marcas e instituciones españolas, M.A.Arroyo nos ayuda a reflexionar sobre otro aspectos de comunicación y marca


LA VOLATILIDAD DE LAS NOTICIAS

Un rasgo típico de nuestro tiempo es la fugacidad con la que aparecen y desaparecen las noticias por importantes que sean. Apenas ha despertado nuestro interés o nuestra preocupación un acontecimiento determinado, cuando otro, igualmente relevante, viene a desplazarlo de nuestra mente y de nuestra conciencia. Los titulares más llamativos, que nos hablan de guerras, catástrofes naturales o de epidemias…son sustituidos al poco tiempo por otros, que desvían la atención general y el sentir de la opinión pública hacia esos nuevos hechos.

Para argumentar esta tesis basta con echar la vista atrás y efectuar un breve repaso de algunos de los acontecimientos más notables de los últimos tiempos y comprobar hasta qué punto  han pasado al olvido generalizado: ¿ Qué pasó de la central nuclear de Fukishima? ; ¿ Cómo ha evolucionado la situación en Túnez o Libia después de sus revoluciones? ;¿ Qué ha ocurrido  tras el encallamiento del trasatlántico “ Costa concordia “?….La muestra podría ser muy amplia y el repertorio de interrogantes sin respuesta , inagotable.

¿Cuáles pueden ser las causas de ese fenómeno y cuáles pueden ser sus efectos? Me atrevería a señalar algunos de ellos. A mi juicio una de las principales  causas radica en la difusión de las modernas tecnologías de la información, que facilitan que ésta llegue “ just  in time “ hasta el último rincón del planeta. Evidentemente ello produce una saturación de información que obliga a los informadores a hacer hueco cada dia para las nuevas noticias que se producen en el mundo, aún a costa de sepultar las anteriores en el olvido.

El poder comunicativo de la televisión sobre los restantes medios de comunicación obliga a éstos , por otra parte, a realizar un esfuerzo adicional para competir con ella, impregnando de sensacionalismo sus titulares, multiplicando histéricamente  sus impactos informativos y obligándose a una actualización permanente del contenido de sus informaciones.

Todo ello produce una actitud deformada por parte de los ciudadanos que , ante ese cúmulo de información, optan por  alimentarse sólo de titulares y de radical  actualidad, soslayando cualquier otra información más elaborada, profunda y persistente. Tal actitud es correspondida por los medios, en un negativo círculo vicioso, añadiendo mayores dosis de superficialidad y de urgencia a sus informaciones.

El balance final es que la opinión pública, los individuos, conocen más, pero saben menos; los impactos informativos resultan epidérmicos y no se interiorizan; la capacidad de análisis y de juicio personal se reducen al carecer de elementos suficientes para proyectarse sobre ellos.

Pero, sin duda, el efecto más negativo de esa banalización de la información es de carácter moral : ante el ingente flujo de información recibida y ante la fugacidad de su presencia, las conciencias se anestesian y la sensibilidad se acorcha; miles de muertos por el hambre, la enfermedad o las guerras se convierten en meras cifras, datos frios y distantes con los que nos desayunamos y que apenas dejan huella en nuestra memoria.

Si queremos evitar que eso suceda, habríamos de ser mucho más exigentes y exhaustivos con la información que se nos proporciona, para trascender los titulares de cada dia  y hacer un seguimiento de la información que transmiten, a fin de evitar que el dolor ajeno nos sea cada vez más ajeno y que los problemas y preocupaciones de los demás  nos sean cada vez más extraños y distantes.

Miguel Angel Arroyo. 28 de mayo de 2012

 

Únete ahora a más de 10.000 seguidores elocuentes

Podrás recibir artículos y consejos como este en tu e-mail para acelerar tu comunicación

Recibido, has dado el paso para convertirte en uno los seguidores Elocuent que reciben contenido gratuito por email para acelerar su comunicación. Sigue las instrucciones en la siguiente ventana que se abra en tu navegador.