La bolsa de cacahuetes que nadie lograba abrirDelta_Peanuts_yrvymx

Recuerdo hace unos años en un avión de Iberia. Por aquella época me tocaba viajar en avión un par de veces por semana. Un hombretón de casi dos metros se enfrentaba a una bolsa de cacahuetes. Sin fortuna. Imposible abrirlas, salvo que conocieras el secreto.  Podías hacer un vuelo nacional de una hora usando la fuerza y el ingenio sin lograr abrir aquellas bolsas. Aquel tipo sudaba y acabó renunciando.

A unas filas de esta escena yo meditaba sobre el fallo de los cacahuetes. Personalmente lo conocía, había sufrido la humillación de no lograr abrir una de aquellas bolsas. Afortunadamente ya lograba abrir las bolsas en mis viajes, porque alguien me había transmitido el “truco” en un vuelo anterior, tras media hora de lucha. Una azafata me señaló el camino. Pero en el envase nadie tuvo la idea de señalar con un sencillo efecto de impresión, como tantas bolsitas señalan con un toque de rojo el lugar por donde es fácil abrir el envase. Por dónde está diseñado que se abra.

Lo mismo sucede con millones de bricks de leche cada año.

Personas que confían en el autodenominado “abrefácil” y acaban usando dientes, cuchillo, tijeras o una granada de mano para lograr que se abra el envase.  ¿De verdad en estas décadas no han podido mejorar el sistema?  Desde luego que sí, hay todo tipo de nuevas aperturas, pero seguro que alguien se queda tranquilo en un despacho diciendo que su leche tiene “abrefácil”. Y se piensa que tiene “abrefácil”, y sobre todo está convencido de que funciona. Misión cumplida. ¿No?

¿Tienes abrefácil?

Esto lo mismo sucede con muchas empresas, productos, profesionales. Que no van ni a la primera casilla, al menos intentarlo teniendo un abrefácil.

Hace unas semanas, en una sesión con profesionales interesados por el networking hice una sencilla pregunta. ¿Cuantos de vosotros tenéis datos de contacto tipo teléfono o email directo en vuestro Linkedin?   De 40 personas en la sala solo 3 tenían una forma directa de contacto.   Pero lo peor no era eso. Un grupo de irreductibles – repito, en un taller de networking – se resistían a poner un email o un teléfono de contacto.   “Es que quiero mantener mi privacidad”, me dijo uno de ellos.

No pude evitar mi respuesta: “Pues la vas a mantener, desde luego”.

Haz la prueba ahora: intenta contactar contigo. Si no lo logras “encontrarte” en los primeros cinco minutos puedes darte por muerto para oportunidades laborales, de negocio, de venta.

¿De verdad funciona?

Todos nos hemos enfrentado a un objeto, un servicio que queríamos comprar, que teníamos decidido ya con la tarjeta de crédito lista.   Y nos ha sido imposible.   Webs innavegables, plataformas de venta que se atascan en el mismo punto, ni una forma de ponerte en contacto con el vendedor, empresas de servicios online que no atienden 24/7…..  la cantidad de oportunidades perdidas, ventas que nunca se hicieron, ….. por no haberse asegurado que el “abrefacil” de verdad funciona. De que la experiencia de usuario se puede completar, además de ser amigable.

Haz un test de compra: Intenta contratarte. Intenta comprarte un producto. Repítelo para todos los productos o tipos de clientes que tienes. Llega hasta el final. Desde la búsqueda, hasta la compra ¿De verdad funcionas tú?

¿Hay alguien ahí?

Hace unos años estaba realizando una selección de personal. Llamé a un candidato en dos ocasiones. La primera a primera hora de la mañana. Alguien al otro lado de la línea, con muy malas maneras, me dijo que “estaba descansando” que le llamara más tarde. He hablado de este efecto, incluso poniéndole nombre “El efecto Señorita Rottenmeier”

Como ya estaba pensando en ese efecto, decidí darle una nueva oportunidad al candidato, igual no era culpa suya. Horas más tarde, sin haber recibido respuesta, llamé de nuevo. Daba como no disponible. Dejé un mensaje.

Nunca hice una tercera llamada. (Por cierto tampoco tuve noticias del tipo que en su curriculum se describía como “proactivo y orientado a resultados”).

Por supuesto las cosas no siempre funcionan. Antes hemos hablado de fallos del diseño del proceso (algo que nosotros tratamos de resolver con el método Magneting). Aquí hablamos del conjunto del proceso. Del espíritu del proceso. de la actitud que tenemos hacia este contacto, hacia esta venta.

En tu caso qué pasa cuando algo falla…..¿Pero y si se va la luz?¿si falla un proveedor intermedio o un servicio secundario?

Hazte la pregunta: ¿hay alguien al otro lado, a un teléfono, mail o chat de distancia para atender a los que están deseando comprar?. En el caso de los cacahuetes, la amable azafata que me abrió, literalmente, el mundo de las bolsas.

¿Aportas algo al proceso?

Y ya para nota. Cuando por fin alguien te contrata, compra, encarga…… El silencio, respuestas estándar, fríos mensajes legales de condiciones de entrega, terminar de pagar algo online y no recibir ni las gracias. Ni una sonrisa en el proceso.

¿Tanto cuesta poner algo de amor en el proceso de ser encontrado?

Revisa ahora mismo si al final de tu proceso hay un poco de amor, una sonrisa. Es solo un detalle. Y como se demuestra, una de las más poderosas armas de influencia.

Por mi parte, aquí tienes un abrazo.

Postdata: Por cierto aquellas famosas bolsas de Iberia solo contenían el logo de la compañía. Mira, sin embargo, que bien lo hace esta otra aerolínea “Southwest”, aprovechando esas mismas bolsas de cacahuetes para colocar mensajes, difusión de servicios de valor añadido, guiños y ofertas nuevas oportunidades comerciales. Ah, y por cierto, se pueden abrir :


Esperamos que te haya gustado " El dilema del abrefácil: ¿Seguro que es fácil llegar a ti? ".
Ahora te toca a ti :
Comparte:
No olvides compartir este contenido en tus redes sociales para que otros puedan beneficiarse.
Comunica: Si te interesa formarte o necesitas ayuda con tu comunicación personal en Elocuent podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros por teléfono: +34 916 307 552 , email:info@elocuent.com o en nuestras redes sociales.
También puedes darte de alta en nuestra newsletter para seguir recibiendo contenido gratuito:

Únete ahora a más de 10.000 seguidores elocuentes

Podrás recibir artículos y consejos como este en tu e-mail para acelerar tu comunicación

Recibido, has dado el paso para convertirte en uno los seguidores Elocuent que reciben contenido gratuito por email para acelerar su comunicación. Sigue las instrucciones en la siguiente ventana que se abra en tu navegador.

Somos la aceleradora de comunicación. Si quieres que te ayudemos personalmente a ti o a la entidad o empresa en la que colaboras, no dejes de contactar con nosotros en info@elocuent.com o +34 916 307 552 Mientras tanto puedes seguir consultando todo nuestro contenido o escuchando nuestro podcast www.hablahumano.com